fbpx

Estas navidades sin duda van a ser las más duras de nuestra historia reciente. Todos conocemos a alguien cercano que ha fallecido víctima del coronavirus. Hermanos, tíos, padres, abuelos. Es una situación muy complicada a nivel emocional. Y quizás los que menos entiendan qué está sucediendo son los niños. En este artículo queremos dar unos consejos a todas aquellas familias con niños para darles unas pautas de cómo gestionar el duelo infantil de la manera más adecuada.

NAVIDAD, Y DUELO…

Estamos ante una de las Navidades más duras como sociedad. Este año ha sido más difícil emocionalmente que otros por la situación del coronavirus, y algunos nos hemos tenido que enfrentar a muchas más pérdidas de las que esperábamos. Hemos perdido a familiares y amigos que no esperábamos que se fueran tan pronto y de una manera tan imprevisible. Además, la situación de pandemia ha implicado que tengamos que vivir el duelo de manera distinta, sin contacto físico, sin poder abrazarnos, sin poder despedirnos como estamos acostumbrados a hacer, y sin poder celebrar las Navidades como las solíamos celebrar.

Las Navidades son socialmente concebidas como fechas para celebrar, de ilusión, esperanza y alegría. Pero, cuando se ha perdido recientemente a un ser querido, se convierten una época especialmente triste, sobre todo cuando son las primeras navidades sin ese familiar fallecido. Es diferente a otras situaciones difíciles como la fecha de cumpleaños o el aniversario de la muerte, en que estos acontecimientos se celebran de manera privada, en cambio las navidades se celebran con reuniones familiares y las calles y todo a nuestro alrededor se vuelve “navideño”.  Y los peques de la casa son los que peor puede que lleven el duelo, ya que en su mundo infantil no les es fácil entender la magnitud de lo que está sucediendo realmente.

¿CÓMO SE PUEDEN COMPORTAR LOS NIÑOS EN DUELO DURANTE LA NAVIDAD?

Las reacciones ante el duelo infantil son distintas de unos niños a otros, y no hay una norma fija, cada niño lo puede experimentar de manera diferente. Según se acercan los días más señalados de la Navidad los niños pueden tener miedo a los cambios que habrá este año, tanto por la pérdida como por la situación del coronavirus. Puede que pregunten repetidamente sobre las tradiciones navideñas para estar tranquilos de que se seguirán celebrando este año. Para ellos las navidades son muy importantes y siempre intentarán mantener la situación lo más invariable posible, seguirán esperando los regalos, los dulces, los adornos… También es posible que se sientan más desanimados y sin ilusión ante la Navidad, cuando era algo que antes les encantaba. Por la propia psicosis generada, pueden no querer reunirse con familiares con los que antes sí querían. Aunque también habrá niños que prefieran hacer como si no hubiera pasado nada y mantener todo igual, llegando a mostrar una ilusión exagerada para poder contagiársela a los seres queridos que perciben que están tristes.

Te puede interesar: 5 consejos para superar la navidad cuando no estamos en un buen momento

CONSEJOS PARA PADRES PARA AFRONTAR EL DUELO DEL NIÑO EN NAVIDAD

A continuación, expondremos algunas recomendaciones para ayudar a una adecuada gestión el duelo en niños. No existe una forma de actuación universal o correcta, sino diferentes posibilidades de afrontar el duelo en Navidad de manera que ayude a una mejor elaboración.

MANTEN UNA COMUNICACIÓN CLARA CON TUS HIJOS:

  • Como recomendación general es importante hablar abiertamente con tu hijo sobre lo sucedido y sobre lo que va a ocurrir estos días. Se tiende a apartar a los niños para protegerles, pero apartándoles no pueden compartir con vosotros su experiencia ni podréis atender sus necesidades emocionales.
  • No hay que engañar a los niños, sino adaptar la información a la edad, a su forma de entender el mundo y a sus creencias (religiosas o no). Si te hace una pregunta difícil que no sabes qué contestar es mejor que le digas “no lo sé” a que les mientas, tengan la edad que tengan.

TEN EN CUENTA A TUS HIJOS EN LAS DECISIONES SOBRE LA NAVIDAD:

Esta Navidad que se presenta está llena de cambios y nuevas situaciones, podéis hacer una reunión familiar previa, en la que hagas partícipe a tu hijo de las decisiones respecto a la Navidad.

Además, a partir de los 10 años, para ellos es muy importante ser tenidos en cuenta, y sentir que su opinión en estas fechas también importa.

Anticípales qué cambios va a haber, eso les hará sentirse seguros. No es recomendable que les sorprendas con una Navidad muy distinta sin haberlo hablado antes con ellos.

FACILITA LA EXPRESIÓN EMOCIONAL

Es de gran importancia facilitar la asertividad y expresión abierta de emociones y respetar las de los demás en su etapa de duelo. En estas fechas el recuerdo de las Navidades anteriores junto al ser querido es algo muy frecuente.

  • Pon voz a los pensamientos que pueden tener los niños como: “es la primera Nochebuena sin la abuela, la echamos tanto de menos…”. No utilices frases como: “cambia esa cara”, “nos amargas las fiestas”. Pueden hacer que el niño inhiba esa expresión emocional y que no se desahogue.
  • Hablar del fallecido no es causar sufrimiento a vuestro hijo, sino algo que le ayuda a elaborar la pérdida y le consuela. Se trata de poder hablar de la persona fallecida con naturalidad, como lo hacen ellos.
  • Son importantes las demostraciones de cariño, con besos y abrazos, dedicándoles tiempo y jugando con ellos. Probablemente estén confundidos con sus emociones y en ocasiones rechacen estas muestras de cariño, aun así no te enfades con ellos. Mantente cerca, con una actitud empática y de respeto hacia su forma de expresar su dolor.  
  • Entiende sus emociones: Sus enfados y tristeza, y sus ganas e ilusión al poco tiempo. Los niños no mantienen sus emociones durante mucho tiempo, y los tenemos que dejar que experimenten emociones positivas sin sentirse culpables por ello. Transmíteles que estar felices por las situaciones buenas que nos ocurran no significa que estemos olvidando a este ser querido que falleció.

TRADICIONES NAVIDEÑAS: ¿Mantener las que ya había, crear nuevas o no celebrar?

Celebrar la primera Navidad como si nada hubiera sucedido tras la pérdida de una persona importante no es algo que nos ayude en el proceso de duelo. Sin embargo, no celebrarlas es incomprensible y duro para los niños. Estas Navidades hay que hacer cambios, y adaptarnos a la nueva situación. Debido a la situación con la pandemia y a las restricciones en cuanto al contacto social, estas Navidades van a ser distintas para todos.

  • Estas Navidades no van a ser como siempre, rebaja tus expectativas. No es necesario vivir esta Navidad como las anteriores, con tanta decoración, comidas tan abundantes o con tantos familiares.
  • Mantén alguna tradición y rutina que hagáis todos los años. Esto les aportará una mayor sensación de seguridad y estabilidad en estos momentos de incertidumbre. Por ejemplo, montar en familia el árbol navideño o decorar la casa.
  • Trata de evitar aquellos detalles que representen que la persona fallecida continúa ahí. Por ejemplo, en el momento de la comida, no mantengáis su sitio vacío, un plato de más, o un lugar para sus regalos.
  • No tengas una actitud negativa pública hacia la Navidad: Sobre todo delante de tus hijos evita comentarios como: “Para mí no significan nada” o “no hay nada que celebrar”. Escuchar comentarios así hace que los niños se sientan culpables por querer celebrarlas.

RITUALES PARA RECORDAR AL SER QUERIDO FALLECIDO:

La Navidad en sí misma está prevista de rituales compartidos en distintas familias. Las cenas de Nochebuena y Nochevieja, las celebraciones y fiestas de antaño, la tradicional cabalgata de Reyes y el intercambio de regalos. Para las personas los rituales son muy importantes, tanto en nuestra vida cotidiana, como en los procesos de duelo. Los rituales de Navidad relacionados con el duelo tendrán el objetivo de simbolizar y recordar a la persona fallecida, y facilitan compartir los sentimientos de tristeza y nostalgia en la familia.

¡Os proponemos algunos!

  • Caja de recuerdos: Se pueden guardar fotos o notas con buenos recuerdos vividos con la persona fallecida. Lo puede hacer el niño sólo con sus recuerdos, y si os apetece también podéis introducir los vuestros. Durante las Navidades podéis compartir esta caja con los regalos inolvidables que os ha dejado vuestro ser querido.
  • Christmas navideño para la persona fallecida: ¿Qué dibujo le gustaría hacer? ¿Qué palabras le gustaría decirle al familiar fallecido? ¿Algo por lo que esté agradecido, algún momento para recordar? Cuando se termine, se puede colocar la tarjeta navideña en un lugar significativo, junto a una vela, el árbol, o dársela a alguien que quiera, llevarla al cementerio…
  • Crear un adorno navideño para el árbol que representen al ser querido. Por ejemplo, un ángel de origami, una estrella con goma eva, un retrato con su foto, una bola de navidad con su nombre, un objeto que os recuerde a esa persona. ¡Hay multitud de opciones!

Todas ellas son ideas que podrían ayudarles a niños de cualquier edad a elaborar la pérdida. Le puedes proponer alguna de estas ideas, sin presionarle, dándole tiempo para que decida cuál es la que más le apetece realizar. Busca un momento en que estéis tranquilos, y mientras hacéis alguno de los rituales puedes alentar a tu hijo a compartir sus historias o recuerdos relacionadas con el fallecido.

PARA TERMINAR

El primer año tras la pérdida es el más complicado, es cuando vivimos la primera Navidad, el primer cumpleaños, las primeras vacaciones, el primer aniversario, … Tras este año poco a poco las emociones dejan de ser tan intensas y llegará un momento en que se podrá recordar al fallecido de otra manera. Recuerda que no solo con el paso del tiempo se supera el duelo, necesitas también contar con tus seres queridos, amigos y familiares, con los que poder expresar vuestros pensamientos y sentimientos, así como tener la sensación de haberos despedido y aceptar la pérdida.

Asimismo, si las Navidades te superan no dudes en pedir ayuda a tus seres querido, y puedes considerar la ayuda profesional si sientes que con lo anterior no eres capaz de gestionar la pérdida y el duelo infantil. Tampoco queremos dejar de lado las emociones de los adultos. Si los papás son capaces de gestionar bien su duelo, les será también más fácil ayudar a sus hijos.

Nuestro equipo de psicólogos de Madrid, al igual que nuestros profesionales de la psicología en Getafe, Leganés o nuestro equipo de psicólogos en Móstoles está formado para ayudar tanto a padres como a niños a llevar de la mejor manera posible la falta de un ser querido durante estas fiestas.

Te ayudamos?

Autora: Jessica Moraleda, Psicóloga colaboradora en Despertares Leganés y Móstoles

Call Now Button
Facebook