La asertividad es esa palabra que resuena tanto entre nosotros, ¿os resulta conocida, verdad? Algunos piensan que la asertividad tiene que ver con la sumisión. Otros creen que se trata de manipular y dirigir a otras personas para salirse con la suya… lo cierto es que la asertividad es la capacidad de autoafirmar los propios derechos, sin dejarse manipular y sin manipular a los demás. Pues bien, ¿qué relación hay entre la asertividad y el coronavirus? La respuesta es sencilla, en esta publicación queremos exponer diferentes situaciones a las que todos nos podemos ver enfrentados durante el confinamiento y en las cuales la asertividad puede ser la mejor estrategia de afrontamiento.

La asertividad en tiempos de coronavirus

El cambio en el ritmo de vida a raíz del confinamiento ha sido repentino, imprevistamente nos hemos visto en la tesitura de tener que teletrabajar, adaptarnos a las limitaciones en el uso de servicios, obedecer las restricciones de movilidad y un largo etc. Uno de los aspectos de nuestra vida que ha sufrido más  cambios entre nosotros son las relaciones sociales. Al disponer de más tiempo libre nos vemos expuestos a mantener el contacto continuo con familiares y amigos, y esto puede llegar a ser un inconveniente para nuestro propio bienestar.

¿Quedamos para hacer una videollamada?, ¿Nos conectamos y tomamos algo?, ¿Hacemos ejercicio juntos?, ¿Hablamos por teléfono?… Todos nos sentimos identificados con este tipo de preguntas en los tiempos que corren.

Es importante mantener el contacto social y la interacción con familiares y amigos. Relacionarnos con nuestros iguales y sentirnos cerca de ellos nos puede aportar muchas cosas positivas, a pesar de que debido a la situación estemos separados. Pero es también importante autoafirmar nuestra comodidad y defender nuestra satisfacción sin dejar que estas situaciones de “sobreconexión” sean una obligación o nos quiten más tiempo del que nos gustaría. Para ello, la asertividad es la mejor estrategia.

Artículo relacionado: Claves para una autoestima sana

“Ni sumisión, ni agresividad. El equilibrio es la asertividad”

Riso Coma Walter

Cómo trabajar la asertividad

Aquí os dejamos unos consejos que os pueden servir de ayuda para entrenar la asertividad:

  1. Tenemos derecho a que no nos apetezca interactuar con cierta persona en un momento determinado, sin que esto implique que no nos interese la persona en cuestión. Es normal que no siempre estemos sintonizados, y nos apetezca hacer lo que a la otra persona en un momento dado, y que en lugar de hacer una videollamada o hablar por teléfono, prefiramos estar realizando otra actividad.
  2. Es fundamental saber expresar los propios sentimientos, es decir, expresar la insatisfacción o el desagrado ante la propuesta y así mismo la gratitud y el afecto por el ofrecimiento de la otra persona.
  3. Saber decir “no” y mostrar nuestra postura expresando nuestro razonamiento y justificando la respuesta. Para decir “no” de forma asertiva es importante saber que es normal que no siempre nos apetezca hacer lo que nos proponen otras personas.
  4. Ofrecer una alternativa, es decir, podemos hacerle llegar a la persona que en ese momento no nos apetece realizar la actividad que se nos propone, pero en otro momento sí, o proponer otra idea.

Veamos un ejemplo…

Ana propone a su amiga Silvia hacer una videollamada todas las noches para hablar de cómo les ha ido el día.

Primeramente, Silvia debe pensar en la propuesta y en si realmente le apetece realizar esa actividad sin aceptar de manera automática. Se da cuenta de que no le agrada llevar a cabo el plan propuesto por Ana.

Una vez identificada la satisfacción de Silvia se lo hace llegar a Ana de la siguiente manera:

  1. Se expresan sus sentimientos “Me agrada mucho que te apetezca hablar conmigo y saber cómo me ha ido el día, pero a mí no me atrae la idea de estar conectada todas las noches al teléfono”.
  2. Decir “no” de manera asertiva “Así que  no me sentiría cómoda cogiendo el teléfono todas las noches para hablar contigo”.
  3. Proponer alternativa “Pero sí me gustaría hacer una videollamada contigo cada semana y así poder hablar de nosotras y dedicarnos el tiempo suficiente, ¿te parece bien?”.

¿Os ha resultado interesante esta publicación? Esperamos que os haya sido útil y que podáis poner en práctica las estrategias aprendidas.

Aprender a ser más asertivos

Muchos de los problemas interpersonales que vemos en consulta habitualmente están relacionados con problemas de comunicación. La capacidad de saber expresar los deseos propios, y también la capacidad de saber entender los deseos ajenos, son habilidades sociales muy importantes, tanto para nuestra vida en familia, con amigos o también en pareja. Aprender a disponer de estos recursos no es algo innato, y se puede aprender. En Consulta Despertares, en nuestro centro psicológico en Móstoles, en nuestro equipo de psicólogos en Mádrid, psicólogos en Getafe y Leganés, disponemos de psicólogos profesionales que te pueden ayudar a desarrollar tus habilidades sociales y así mejorar la calidad de tus relaciones interpersonales. Infórmate de nuestras tarifas aquí. Te ayudamos?

¡Feliz semana a todos/as!

https://psicologiaymente.com/social/asertividad

Autora: Larisa Ghioghiu, psicóloga colaboradora en Despertares Móstoles

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Call Now Button
Facebook