En determinados momentos  nos sentimos mal, un poco tristes, un poco enfadados, irritables y por lo general bastante perdidos. En definitiva, sentimos que hemos perdido el control de nuestra vida.
En esta situación es difícil tomar una decisión y mucho más difícil, una buena decisión. Nuestra familia y amigos que nos quieren nos empiezan a hablar de diferentes opciones, un psiquiatra, un coach, un terapeuta, un psicólogo, etc.

Cada profesional tiene una formación y un  “área de acción”. La explicación que os vamos a ofrecer es sencilla, muy general y por supuesto no habla de nadie en concreto. Os vamos a explicar cómo actúan así como la formación mínima de cada uno de los profesionales que hemos mencionado anteriormente.

1. Psiquiatra: Es un médico especialista en trastornos psicológicos, es por tanto un profesional colegiado, con una profesión validada y controlada a nivel nacional. Su formación teórico-práctica es muy amplia y se centran en los aspectos neurológicos de la mente. Como médico que es, trabaja con las herramientas que mejor conoce, los fármacos. Hay psiquiatras que además tienen formación en psicoterapia, pero es una formación adicional. Son los profesionales más indicados cuando la persona sufre un trastorno mental grave normalmente con alteración en la química de su cerebro y necesita medicación. También se puede recurrir al psiquiatra cuando el trastorno mental no es tan grave, pero la persona está en fase de crisis y no parece remitir por la vía de la psicoterapia u otras vías.

2. Coach: Los hay de diferente tipo, coach personal, coach profesional, coach deportivo, etc. Su función es establecer metas con su cliente, entrenarle, motivarle y ayudarle a conseguir sus objetivos. La formación en coaching no está reglada de manera oficial por lo que no hay una formación mínima que se les pueda exigir, ni tienen ningún tipo de control,  es decir cualquiera puede decir que es coach. Lo habitual es que tenga algún tipo de curso de especialización no oficial. Aunque hay coach que son estupendos ayudando a los demás, es importante resaltar que estos profesionales no conocen la mente humana con profundidad y por tanto carecen del conocimiento necesario para evaluar, identificar, entender y ayudar a las personas en aspectos profundos que muchas veces presentan.

3. Terapeuta: En esta categoría se incluyen todos aquellos que ofrecen servicios no oficiales, no controlados, no validados. Terapeutas energéticos, transpersonales, de alto rendimiento, flores de bach, etc. Al trabajar desde lo no oficial no tienen ningún tipo de control, por lo que pueden actuar libremente. La formación mínima no existe, y empleo de sus técnicas suele ser una combinación de sus opiniones personales y lo que han aprendido leyendo o en cursos no oficiales.

4. Y por último el psicólogo: La profesión de psicólogos es una profesión sanitaria (al igual que los médicos) regulada por leyes y ordenanzas de índole nacional. Para ejercer con pacientes necesitan estar colegiados. Es una profesión reglada que consta de carrera universitaria (licenciatura o grado) y un máster universitario obligatorio. Un psicólogo con formación básica como mínimo ha estado 5 años formándose en la universidad de modo teórico y práctico. En su carrera formativa se les enseña a evaluar, diagnosticar y hacer tratamientos con personas con problemas psicológicos desde la perspectiva de la palabra. Eso no quiere decir que no empleen otras herramientas menos verbales, pero en esencia es la palabra lo que predomina. Se trabaja desde las emociones, los pensamientos o el comportamiento de la persona. Se les entrena para dejar sus opiniones y juicios personales fuera de la terapia. Tienen un conocimiento amplio de la psique humana lo que les permite ahondar en el problema de la persona en profundidad. La mayoría cuentan con una extensa formación adicional mucha de ella reglada. Muchos también deciden aprender diferentes técnicas y formas de trabajo como el EMDR, coaching o terapia transpersonal y las integran en sus terapias. Entre sus limitaciones está el que no pude recetar fármacos, al menos por el momento,  por lo que para trabajar con enfermedad mental grave (esquizofrenias, psicosis, etc) o ciertas crisis está limitado y necesita trabaja en colaboración con el psiquiatra.

Y ahora decide en quien prefieres confiar…

En Despertares todos nuestros psicólogos en Madrid, Getafe, Leganés y Móstoles poseen la formación inicial que hemos mencionado, así como abundante formación adicional. Y a nivel de experiencia profesional han tratado a un gran número de personas por lo que si estás pasando un mal momento, sin duda, te podrán a ayudar.

Contacta con nosotros para pedir tu cita. Recuerda que la primera sesión es gratuita y que nuestros Centros de Psicología están situados en los barrios de Atocha-Delicias,Retiro (en Madrid capital), en Leganés, Móstolesy Getafe.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Call Now Button
Facebook
INSTAGRAM