Cómo llevar mejor el confinamiento

Nos encontramos en un momento sin precedentes en la historia moderna, obligados al confinamiento.  La incertidumbre, el miedo y el cambio son una constante en nuestra vida. ¿Cómo vivir con normalidad en un momento en que nada lo es?¿Cómo llevar mejor el confinamiento impuesto a raíz de esta crisis sanitaria?

Hay muchos consejos en redes sociales en internet sobre cómo sobrellevar el confinamiento, y funcionan: Crear rutinas, cuidar la higiene personal, hacer ejercicio físico, ocupar el tiempo con actividades que nos gustan y que no solemos realizar, no sobreinformarse, etc.

Todo esto ayuda y mucho pero ¿garantiza que nos vamos a sentir bien? La respuesta es no, o al menos no siempre. Podemos programar nuestro día, realizarlo todo y estar ansiosos, angustiados o tristes. ¿Qué podemos hacer durante esta etapa confinados?

Cómo vivimos esta situación de confinamiento depende mucho de nuestra personalidad y de nuestras estrategias de afrontamiento.

La pandemia del covid-19 ha golpeado fuerte en Madrid, una ciudad vertiginosa donde siempre tenemos prisa y siempre vamos tarde. Es decir, donde nunca tenemos suficiente tiempo. En cuestión de pocos días hemos pasado de tener  una “vida normal” sin tiempo, a estar en casa recluidos con muchas cosas que nos gustaría hacer pero que ahora no podemos hacer. En esta fase podemos analizar varios mecanismos de nuestra psique que se han podido poner en marcha:

¿Qué podemos sentir durante este encierro?

  • Pánico: Los medios de comunicación nos informan de que nuestra forma de vida va a sufrir un cambio radical hacia algo peor, y de duración y consecuencias desconocidas. Esto nos genera además de angustia una sensación de falta de control sobre nuestra vida. En este momento es cuando surgen las conductas más irracionales e impulsivas. Ejemplos de esto son los acaparamientos de ciertos productos en los supermercados y las huidas de las ciudades con más casos de contagio.

 

  • Frustración: Esta sensación nos puede  acompañar durante todo este confinamiento, todo el tiempo, o no. Los planes se cancelan indefinidamente y la situación cambia sustancialmente a peor, al menos en nuestro planteamiento.

 

  • Vértigo: Mucho cambio, rápido, nuevo, intenso…La sensación de vértigo que nos provoca el confinamiento, nos genera una ansiedad que puede ser tan intensa que nos lleve al bloqueo o al pánico.

En este momento ya llevamos unos cuantos días de encierro y aislamiento en mayor o menor medida. Las noticias no son buenas, pero se nos insta a tener ánimo y esperanza. Ya hemos entrado en una fase diferente. El tiempo “se ha parado”. Los días tienen muchas horas, la vivienda y/o la situación familiar de diferente dificultad en cada caso,  los contagios no paran de subir y aunque queremos ver el final, de lo que realmente estamos seguros es que no sabemos cuándo acabará esto y podremos salir de casa…

¿Cómo podemos llevar mejor esta situación de confinamiento?

  • Aceptación de la realidad: El pasado ya no está y el futuro no sabemos cómo será. Por primera vez en mucho tiempo, tenemos oportunidad de parar y de centrarnos en el presente. Parar es algo que para algunas personas es bien recibido pero para otras, genera ansiedad.  Cuanto antes aceptemos que esta es la realidad que nos toca vivir, antes bajará esa ansiedad y la necesidad de salir a la calle.

 

  • Implicación: cuando nos sentimos parte de algo más grande es más fácil sobrellevar las dificultades, y aceptar lo que no nos gusta. En nuestra situación actual sería  aceptar la situación tal y cómo es, (ya pediremos explicaciones, si las queremos pedir, más adelante) y cumplir las normas, estemos de acuerdo o no.

 

  • Control del miedo: Ante el desconcierto y las malas noticias en natural que surja el miedo. Un miedo que nos lleve a la prudencia, es razonable. En ocasiones ese miedo puede ser excesivo, para evitarlo y controlarlo es adecuado controlar la exposición a la información así cómo compartir con otras personas de nuestro entorno como nos estamos sintiendo.

 

  • Autoanálisis y análisis de tu realidad: Estamos en un momento excepcional en muchos sentidos. A nivel psicológico no lo es menos. Estamos en una situación que a todos nos ha sacado de nuestra zona de confort, salir de esta zona es siempre una oportunidad para crecer interiormente, o para sufrir mucho. Tenemos la oportunidad de que cada día sea distinto, tal vez no tanto en lo diario como por dentro de uno mismo, de tener una emoción  y ponerle nombre, o analizar de donde puede venir …  porque nos hemos parado a sentir, porque tenemos tiempo y esta introspección nos hará conocernos a un nivel de profundidad en el que normalmente por el estrés de la vida cotidiana, no estamos.

 

  • Procura  entretenerte: ¿Quién no tiene un libro que comenzó hace tiempo, y nunca tuvo tiempo de terminar? Pues ahora sería un buen momento.  Uno de los grandes triunfadores durante estos días son los canales de aeróbic y fitness. El ejercicio es una estupenda válvula de escape. También podemos desempolvar esos juegos de mesa de siempre, la baraja de cartas y disfrutar del tiempo compartiendo divertimento con nuestros acompañantes de confinamiento.

Aún así hay momentos de todo tipo: de aburrimiento, de hastío, tristeza, añoranza, ansiedad, hartazgo, tensión, conflictos familiares. Pero tenemos que tratar que queden en eso, en momentos.

Pero al igual que cuando estamos en “circunstancias normales” un psicólogo nos puede ayudar, en esta situación tan desestabilizante, aún más. La mayoría de los centros de psicología y los psicólogos, ante esta situación de riesgo para la salud pública, hemos decido en un ejercicio de responsabilidad, atender a pacientes de forma no presencial (salvo en determinadas circunstancias). Muchas personas rechazan la terapia on-line en principio, y tiene su lógica. Demasiados cambios tenemos que asimilar todavía como para otro más. Y realmente es diferente, pero no por ello menos eficaz. Tener a un profesional a tu lado en persona o a través de una pantalla no deja de ser tener a un profesional formado y experimentado que sabe cómo te puede ayudar.

Si te sientes mal a causa del confinamiento, no te lo guardes. Esta situación excepcional no ha hecho más que empezar y de la adecuada gestión de emociones, pensamientos  y conductas de cada uno depende la forma en que llegará al final de esta situación de alerta sanitaria, sea cuando sea ese día.

Conoce al psicólogo que te va a atender.  Estando en un momento vulnerable, el consejo psicológico ha de ofrecerlo un psicólogo con garantías y si internet tiene un punto débil es precisamente el de no conocer al profesional que está al otro lado. Nosotros somos completamente transparentes y tenemos a todo nuestro equipo en la web. Puedes visitar sus perfiles aquí.

En Consulta Despertares contamos con un amplio equipo de profesionales con amplia formación y experiencia. Realizamos terapia online a las personas  que nos lo soliciten. Una  vez finalizado la alerta sanitaria las sesiones se podrán continuar de forma presencial en nuestros centros Despertares de Madrid (Atocha y Retiro), Getafe, Leganés y Móstoles.  Los programas o apps para las sesiones online son varios, dependiendo del psicólogo y el paciente, skype, llamada whattsapp, face time, zoom, etc. La primera sesión es gratuita y el resto tiene un coste de 35€.

En definitiva, la actitud ante lo desconocido, el cambio y la inestabilidad junto con las estrategias de afrontamiento, van a determinar el día a día del confinamiento. Las sesiones de terapia online de Despertares son otra herramienta que tienes a tu disposición. ¿Te ayudamos?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Call Now Button
Facebook