Como cada año la Navidad está llegando. Y como cada año, muchas personas viven estas fiestas con malestar. Son fechas de hacer balances anuales y muchas veces las conclusiones a fin de año no nos gustan. Nos enfocamos en los cambios que ha habido y muchas veces en los cambios negativos: Fallecimientos, rupturas sentimentales, pérdida del empleo, etc.

Se produce un contrasentido. Mientras “se supone” que debo estar feliz y contento, lo que en realidad estoy es frustrado y deseando que se pasen estas fechas para volver a la normalidad. ¿Qué puedo hacer para no sentirme tan mal? He aquí algunas recomendaciones.

  1. Tratar de sacar lo bueno que tiene estas fechas desde la normalidad.Es decir, uno puede estar muy triste por tener una pérdida importante. Estas fechas nos pueden ayudar a vernos con otras personas y tener experiencias gratificantes con ellos.
  2. Crear tu “propia” Navidad. Es decir cambiar el sentido de la Navidad para ti, aprovechar el tiempo para hacer cosas que te gusta hacer y que anteriormente por una razón u otra no has hecho
  3. No empeñarte en cumplir con toda la familia.Por ejemplo en el tema de los regalos. Es conocido que una de las experiencias más estresantes de la navidad es la compra de regalos. Muchas veces porque no sabes que regalar o porque la economía no te permite regalar lo que te gustaría. En cualquier caso es mejor regalar menos pero regalar con gusto. Para ello en muchas familias se emplea el “juego del amigo invisible”, donde de forma totalmente aleatoria se asigna un regalo por persona.
  4. Evita tener conflictos con familiares o personas cercanas: Un conflicto o una discusión es siempre desagradable. Si a esa situación le añadimos que estamos especialmente sensibles o irascibles por ser navidad, el resultado es que una mera diferencia de opiniones, se puede convertir en un conflicto de muy negativas consecuencias.
  5. Hacerte regalos a ti mismo: Darnos algún capricho o planear unas vacaciones. Que sintamos que la Navidad también nos puede traer cosas que nos apetezcan.
  6. No tratar de evitar lo navideño:no lo vas a conseguir a no ser que te aísles y eso trae otras consecuencias peores. Es más acertado aceptarlo como el que acepta que hay cosas que no le gustan, que evitar o despotricar contra estas fiestas.
  7. Seguir con tus rutinas diarias:De trabajo, actividades, etc. Si quieres hacer cambios es mejor que empieces con ellos después de la Navidad.

En conclusión las navidades no tienen porqué ser unas fechas tan tristes y agobiantes, si sabemos sacar lo positivo de las mismas. En nuestro balance anual podemos centrarnos en qué “hemos conseguido” o “podemos conseguir”,  ó en qué “hemos fallado” o “nos falta. Ó también centrarnos en el AHORA, qué soy, qué tengo y quien está conmigo. Como ves el enfoque depende mucho de cada uno.
Contacta con nosotros para pedir tu cita. Recuerda que la primera sesión es gratuita y que nuestros Centros de Psicología están situados en los barrios de Atocha-Delicias,Retiro (en Madrid capital), en Leganés, Móstolesy Getafe.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Call Now Button
Facebook
INSTAGRAM